El día de hoy tuvimos la inquietud de visitar la exposición en el World trade center de la ciudad de México, en primer lugar porque el equipo de aceites esenciales se declara fan del café y del té. La sorpresa fue grata, porque vimos infinidad de accesorios para prepararlos, probamos muchos y compramos algunas cosas que a parte de que nos gustan, nos inspiran.

Es un tema que puede verse lejano al tema de los aceites esenciales; sin embargo, no lo es. Gran parte del sabor del café está integrado por “metabolitos secundarios” de las plantas, pueden ser ácidos fenólicos, flavonoides etc. Pero el aroma característico está dictado por los aceites esenciales. Recordemos en el post anterior mencionamos que son muy volátiles, es por ello que muchas de las técnicas que vimos el día de hoy incluían una temperatura inferior al punto de ebullición del agua, para evitar su perdida. No conocemos mucho sobre preparación del café, probablemente haya otros factores y causas que determinen una buena preparación. Pero lo cierto es que el aroma dictado por estos aceites esenciales, es parte de está historia.

Ahora en un tema igual de aromático encontramos el “té”, hay diversidad de aspectos a considerar al igual que en el café. Pero dependiendo de la especie de planta de la que hablemos, la presencia de sus metabolitos secundarios incluyendo los aceites esenciales es importante para su sabor. Muchos de estos aceites esenciales marcan la calidad reflejada en sabor y aroma. Por ejemplo es fácil recordar el sabor de la manzanilla, lavanda, canela por su aroma o en el caso de plantas mexicanas del orégano mexicano, laurel o toronjil.

El aroma es tan característico dependiendo de la especie, que no suena tan descabellado que los aceites esenciales marcan el sello de la misma. Y estas se incluyen con todo aquel subproducto de una planta aromática.

En está visita también probamos chocolate con cardamomo, las semillas de está planta aromática la distinguen y representan, se encuentra en postres o en el reconocido té chai.

Así cerramos está experiencia, con el hecho de que los aceites esenciales están presentes en plantas aromáticas, sin fin de subproductos de las mismas. Están allí… y el paladar y nariz los identifican, solo que aún no teníamos el gusto de conocerlos o de que nos los presentaran.

Aceites-esenciales-ecpo-café

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *